Geografía

Diversidad cultural


La diversidad cultural representa las diferentes culturas que existen en el planeta. Cultura significa el conjunto de costumbres y tradiciones de un pueblo transmitido de generación en generación.

Así, como elementos culturales representativos de un pueblo en particular se destacan: lenguaje, creencias, valores, costumbres, comportamiento, religión, folklore, danza, cocina, arte, entre otros.

Por lo tanto, lo que distingue a una cultura de las otras son los elementos constitutivos que, en consecuencia, conforman el concepto de identidad cultural, es decir, el individuo que pertenece a ese grupo se identifica con los factores que determinan su cultura.

Dado que la diversidad cultural abarca el conjunto de culturas que existen, son estos factores de identidad los que distinguen el conjunto de elementos simbólicos presentes en las culturas, lo que refuerza las diferencias culturales que existen entre los seres humanos.

Muchos investigadores coinciden en que el proceso de globalización interfiere con la diversidad cultural, ya que existe un intenso intercambio económico y cultural entre países, que a menudo buscan la homogeneidad.

En 2001, fue aprobado por 185 Estados miembros para "Declaración Universal de la UNESCO sobre la Diversidad Cultural", que representa el primer instrumento para preservar y promover la diversidad cultural de los pueblos y el diálogo intercultural, reconociendo la diversidad como un" patrimonio común de la humanidad ".

Declaración Universal sobre Diversidad Cultural

Adaptado por la Conferencia General de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura en su 31 ° período de sesiones, 2 de noviembre de 2001.

IDENTIDAD, DIVERSIDAD Y PLURALISMO

Artículo 1
Diversidad cultural: un patrimonio común de la humanidad

La cultura toma muchas formas en el tiempo y el espacio. Esta diversidad está inscrita en el carácter único y la pluralidad de las identidades de los grupos y sociedades que conforman la humanidad. Como fuente de intercambio, innovación y creatividad, la diversidad cultural es tan necesaria para la humanidad como la biodiversidad para la naturaleza. En este sentido, constituye el patrimonio común de la humanidad y debe ser reconocido y afirmado en beneficio de las generaciones presentes y futuras.

Artículo 2
De la diversidad cultural al pluralismo cultural.

En nuestras sociedades cada vez más diversas, es crucial asegurar una interacción armoniosa entre personas y grupos con identidades culturales plurales, variadas y dinámicas, y su disposición a vivir juntas. Las políticas destinadas a la inclusión y participación de todos los ciudadanos son garantías de cohesión social, vitalidad de la sociedad civil y paz. Así definido, el pluralismo cultural da expresión política a la realidad de la diversidad cultural. Inseparable de un entorno democrático, el pluralismo cultural favorece los intercambios culturales y el florecimiento de capacidades creativas que apoyan la vida pública.

Artículo 3
La diversidad cultural como factor de desarrollo.

La diversidad cultural amplía la gama de opciones disponibles para todos; Es una de las fuentes de desarrollo, entendida no solo en términos de crecimiento económico sino también como un medio para una existencia intelectual, emocional, moral y espiritual más satisfactoria.

DIVERSIDAD CULTURAL Y DERECHOS HUMANOS

Artículo 4
Los derechos humanos como garantías de la diversidad cultural.

La defensa de la diversidad cultural es un imperativo ético, inseparable del respeto a los derechos humanos. Implica un compromiso con los derechos humanos y las libertades fundamentales, en particular los derechos de las personas pertenecientes a minorías y pueblos indígenas. Nadie puede invocar la diversidad cultural para justificar la violación de los derechos humanos garantizada por el derecho internacional o restringir su alcance.

Artículo 5
Los derechos culturales como marco propicio para la diversidad cultural.

Los derechos culturales son una parte integral de los derechos humanos, que son universales, indivisibles e interdependientes. El florecimiento de la diversidad creativa requiere la plena realización de los derechos culturales tal como se define en el artículo 27 de la Declaración Universal de Derechos Humanos y los artículos 13 y 15 del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales. Por lo tanto, todos deberían poder expresarse y crear y difundir su trabajo en un idioma de su elección, y particularmente en su lengua materna; Todos deberían tener derecho a una educación y formación de calidad que respete plenamente su identidad cultural. y todos tienen derecho a participar en la vida cultural de su elección y a conducir sus propias prácticas culturales, sin perjuicio del respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales.

Artículo 6
Hacia el acceso de todos a la diversidad cultural

Si bien se garantiza el libre flujo de ideas por palabra e imagen, se debe tener cuidado para garantizar que todas las culturas puedan expresarse y darse a conocer. Libertad de expresión, pluralismo de los medios de comunicación, multilingüismo, igualdad de acceso a las artes y al conocimiento científico y tecnológico, incluso en forma digital, y la posibilidad de acceso de todas las culturas a los medios de expresión y difusión. son garantías de diversidad cultural.

DIVERSIDAD CULTURAL Y CREATIVIDAD

Artículo 7
El patrimonio cultural como fuente de creatividad.

La creación tiene sus raíces en la tradición cultural, pero florece en contacto con otras culturas. Por esta razón, el patrimonio en todas sus formas debe preservarse, valorarse y transmitirse a las generaciones futuras como testimonio de la experiencia y las aspiraciones humanas para fomentar la creatividad en toda su diversidad e inspirar un diálogo genuino entre las culturas

Artículo 8
Bienes y servicios culturales: productos diferentes a cualquier otro.

Dadas las actuales transformaciones económicas y tecnológicas, que abren amplias perspectivas para la creación y la innovación, se debe prestar especial atención a la diversidad de las ofertas creativas, el debido reconocimiento de los derechos de los autores y artistas, y la especificidad de los bienes y servicios culturales que, como portadores de identidad, valores y significado, no pueden ser tratados como meros productos o bienes de consumo.

Artículo 9
Políticas culturales como catalizadores de la creatividad.

Al tiempo que garantiza la libre circulación de ideas y trabajo, las políticas culturales deben crear condiciones favorables para la producción y difusión de diversos bienes y servicios culturales a través de las industrias culturales con los medios para afirmarse a nivel local y global. Es responsabilidad de cada Estado, teniendo debidamente en cuenta sus obligaciones internacionales, definir su política cultural e implementarla por cualquier medio que considere apropiado, ya sea brindando apoyo operativo o regulación apropiada.

DIVERSIDAD CULTURAL Y SOLIDARIDAD INTERNACIONAL

Artículo 10
Desarrollar capacidades creativas y de difusión a nivel mundial.

Dados los desequilibrios actuales en el flujo e intercambio de bienes y servicios culturales en todo el mundo, es necesario fortalecer la cooperación internacional y la solidaridad para que todos los países, especialmente los países en desarrollo y en transición, puedan establecer industrias culturales viables y competitivas en nivel nacional e internacional.

Artículo 11
Alianzas entre el sector público, el sector privado y la sociedad civil.

Las fuerzas del mercado por sí solas no pueden garantizar la preservación y promoción de la diversidad cultural, que es fundamental para el desarrollo humano sostenible. Desde esta perspectiva, la preponderancia de las políticas públicas debe reafirmarse en asociación con el sector privado y la sociedad civil.

Artículo 12
El papel de la UNESCO

La UNESCO, en virtud de su mandato y funciones, tiene las siguientes responsabilidades:

a) Promover la incorporación de los principios establecidos en la presente Declaración en las estrategias de desarrollo esbozadas en los diversos órganos intergubernamentales;
b) Servir como un órgano de referencia y foro donde los estados, las organizaciones internacionales gubernamentales y no gubernamentales, la sociedad civil y el sector privado pueden unirse para elaborar conjuntamente conceptos, objetivos y políticas para la diversidad cultural;
c) Proseguir su definición normativa, actividades de sensibilización y creación de capacidad en las áreas relacionadas con esta Declaración que son de su competencia;
d) Facilitar la implementación del Plan de Acción, cuyas líneas principales se adjuntan a la presente Declaración.

Video: La Diversidad Cultural - Educación Cívica - Educatina (Julio 2020).